FOTOS: Walfri Fodas

Diego Laínez, uno de los proyectos más interesantes surgidos en México en los últimos tiempos, llega este fin de semana al Betis de Enrique Setién. Desde los 16 años está enamorando al ojo del aficionado de La Liga MX.

El futbolista irrumpe en la escena mexicana como interior con La Volpe, demostrando ser capaz de generar fútbol por su inteligente lectura de juego. Sin embargo, con la llegada de Miguel Herrera al América, pasa del carril interno al externo y en esa banda derecha deja de potenciar esa visión de campo y consigue esa libertad para activar su manejo de balón.

Es ágil y rápido, gira de manera constante, tiene regate y es encarador, pero lo que más posee es interpretación de juego. Y por ahí debe ir su evolución con Setien. Debe adaptarse al ritmo europeo y también debe mejorar sus condiciones físicas. Sin duda es uno de los proyectos de jugador más potentes en todo el mundo por lo que ha demostrado en México.

Lainez es ese jugador diferente que en México esperaban hace mucho tiempo y qué ahora Tata Martino podrán explotar en la selección y a mí criterio en unos años puede ser el líder de un equipo candidato a la ganar la Champions. Por qué? Porque pocos como él en el mundo tienen la explosividad para marcar diferencias en tramos cortos. Por lo qué sé ve hay muy pocos jugadores de su edad que puedan tener esa calidad.

Ahora bien, Lainez llega a un Betis donde Setién tiene algo claro, que es prácticamente fijo e inmóvil, no renuncia a la línea de tres centrales ni a los carrileros, y siempre utiliza sistemas con dos mediapuntas (3-4-2-1), con dos interiores y dos delanteros (4-5-2); o con dos interiores, un mediapunta y un delantero (3-5-1-1).

La primera duda que llega a generar Lainez es sobre su posición, porque la última versión que observamos con él Piojo termina siendo en la banda, pero como extremo. Y en el Betis de Setién no hay extremos, ya que los hombres encargados de dar amplitud y profundidad son los carrileros: ya sea Francis por derecha o Junior Firpo por izquierda.

Por la lesión de Junior, se ha observado por momentos a Cristian Tello como carrilero izquierdo, qué como lo marca el manual culé del qué surgió; a veces irrumpe como extremo en el 4-3-3 del manual Blaugrana. Lainez y Tello son distintos, pero Dieguito podría adaptarse a ese rol, aunque a mi me cuesta pensar, tanto por sus condiciones como futbolista como por su falta de físico y madurez, que pudiese aparecer ahí

No veo a Laínez con ese “ida y vuelta” para hacer la banda completa así como lo veo a Layun. Es decir, no lo veo como un carrilero en el Betis de Setién. No tiene experiencia aunque en un futuro puede aprender dicho recorrido.

Me parece que para Setien, Lainez puede ser más importante en zona de gestación que realizando el ida y vuelta como carrilero o definiendo, me encaja más como un interior o en ese rol que tiene Joaquín como mediapunta, salvo qué Setién decida cambiar el sistema y coloque dos extremos, quizás en una especie de 3-4-3, manteniendo los tres centrales y los carrileros, cosa qué nunca hizo. Los dos mediapuntas, en el 3-4-2-1 de Quique, poseen muchísima libertad en el campo y cuando no consiguen espacios, se pueden posicionar en el carril externo para tener contacto con el balón como hombres libres.

Lainez necesita libertad para expresarse y leer el juego, como ha demostrado con La Volpe, en el carril central manifiesta interpretación y lectura de juego, y también habilidad para girar de manera rápida.

Así qué quizá él Betis lo necesite no tanto como interior, sino como mediapunta, sobre todo en el rol de Joaquín en el 3-5-1-1. Y es posiblemente lo mejor para él, para que así se empiece a adaptar al ritmo europeo y también para que pueda pisar distintas zonas del campo, creándole dudas al lateral, al central y a los medios rivales.

Me parece que el mexicano como mediapunta puede destacar, ya sea jugando con otro compañero al lado como también solo con esa soltura para aparecer en cualquier sector de la cancha, hasta en el costado.

Analizándolo podemos encontrar simetrías con Lo Celso, que es un futbolista diferente a él, pero que como interior pisa mucho el arco rival. Creo que Laínez apareciendo, no solo en el dibujo de dos mediapuntas, sino también con dos interiores y él en el rol que está teniendo Joaquín como punta le permitirá una soltura total para acomodarse por toda la cancha.

%d bloggers like this: