La Selección de México vivió su segunda serenata en tierras mundialistas una noche antes de enfrentar a Corea del Sur en su segundo partido de la fase de grupos.




La afición azteca estuvo presente afuera del hotel de concentración del equipo nacional en la ciudad de Rostov para alentar. La algarabía fue apagada unos segundos por el capitán del representativo mexicano, Rafael Márquez, quien agradeció, pero pidió a la afición que dejen descansar a los jugadores.

Fuente: ESPN Digital.

%d bloggers like this: