Con equipos profesionales como Sporting KC y Kansas City Comets, el fútbol ya es un deporte popular en Kansas City. Y en la ciudad ya hay toneladas de ligas recreativas para adultos y niños. Pero ese no fue siempre el caso.

Los fanáticos del fútbol de Kansas City podrían darlo por sentado ahora, pero hubo un momento en que la gente del área no sabía mucho sobre el juego. Y la historia de cómo este deporte creció en popularidad se le atribuye a las comunidades latinas de Kansas City, en particular a un equipo llamado “Los Latinos”.

"Donde pueda encontrar barrios de inmigrantes, encontrará fútbol. Porque ese era su pasatiempo nacional", dice Cris Medina, director ejecutivo de Guadalupe Centers, una organización de servicios sociales para la comunidad latina de Kansas City.

Según Medina, el primer equipo de fútbol de Kansas City nació en una iglesia católica cercana.

"Se llamaba Guadalupe. Ese fue el primer equipo de fútbol latino. Fueron co-patrocinados por la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe".

El padre de Medina, Agustín Medina, más conocido por su apodo Chino, había jugado profesionalmente en la selección mexicana durante muchos años antes de emigrar a Kansas City con su esposa, que originalmente era de aquí. Cuando llegó el Chino Medina, buscó a otras personas para jugar al fútbol y encontró el equipo de Guadalupe.

"Quedaron asombrados", dice Medina. "Es como si uno de los ex Royals jugara en un equipo local de béisbol".

El equipo de Guadalupe se convirtió en Los Latinos. Se reunían para jugar regularmente los domingos en Gage Park en él Westside. Más tarde, jugarían en los parques de Gillham y Swope. Ahí es donde estaban algunos de los primeros campos de fútbol en la ciudad. Los postes de gol estaban hechos de tuberías de plomería de dos por cuatro. "Pensaron que estábamos locos cuando comenzamos a patear la pelota", recuerda Armando Díaz, de 83 años, quien jugó con Los Latinos en la década de 1950. "Solían llamarlo kickball, y yo les decia dije que no sé llamaba kickball, sino futbol".

A medida que crecía el equipo de Los Latinos, se formó otro equipo llamado Los Internacionales, compuesto por inmigrantes europeos. Los jugadores eran de países como Alemania, Francia, Hungría y Croacia. Los dos equipos jugaban entre sí regularmente y tenían una sana rivalidad. Díaz dice que enfrentaron los mismos desafíos.

"Cuando empezamos, no había uniformes aquí", dice Díaz. Hubo que traer balones y uniformes de México para ambos equipos. "No había nada aquí, nada", dice.

Y a partir de estos humildes comienzos se formaron fuertes conexiones y relaciones.

"Estábamos en un país extranjero, así que lo que nos mantuvo juntos fue el fútbol", recuerda Díaz. "Los europeos tampoco hablaban inglés y nosotros tampoco. Lo único que nos unía era él balón…Patear la pelota…ese era el único idioma común que sabíamos".

Cris Medina era solo un niño en aquellos primeros años, pero recuerda cómo esas conexiones interculturales se extendieron a nivel regional.

"Había un club de fútbol formado por polacos en Des Moines. Recuerdo que había un equipo alemán, y luego en Wichita había otro equipo mexicano", dice Medina. "Viajabamos a esas ciudades, y ellos venían a jugar a Kansas City". Estas eran excursiones que los trabajadores, con sus familias, organizaban en su tiempo libre por el amor al juego. Y no pasó mucho tiempo antes de que los niños como el propio Cris Medina comenzaran a jugar, y se organizaran cada vez más equipos. El deporte comenzó a despegar en Kansas City.

Tony Tocco es originario de St. Louis pero llegó a Kansas City en la década del 1960. Ahora es el entrenador de fútbol en la Universidad de Rockhurst. Dice que mientras los juegos recreativos se desarrollaban en la ciudad con diferentes grupos de inmigrantes, clubes sociales e iglesias, las escuelas secundarias católicas comenzaron a ofrecer el deporte a los estudiantes desde fines de los años sesenta y setenta. Las escuelas de Shawnee Mission comenzaron a organizar equipos de fútbol en la década de 1980, nos cuenta Tocco.

"No tienen la historia del fútbol bien documentada en esta ciudad. Así que creo que es importante qué lo podamos hacer algun dia, como lo hacen para el Black League Museum en el béisbol. Hay una historia muy rica del fútbol y la gente tiene que saberlo. ", dice Chris Medina.

Aunque no hay ningún museo que lo documente, el fútbol se ha convertido en uno de los deportes más populares de Kansas City hoy en día, gracias al trabajo inicial de Los Latinos.

%d bloggers like this: