La NFL es un fenómeno mundial y se expande más allá de sus fronteras como respuesta al inexorable crecimiento de la globalización. Es así que el mexicano Máximo González espera aprovechar la oportunidad que le brindó la liga a través del International Player Pathway Pro Day para intentar hacerse un lugar en el roster de algún equipo.

El mexicano surgido de Borregos del Tec de Monterrey participó con éxito en las pruebas internacionales que organizó la NFL como parte del programa que encabeza la liga.

Los New York Jets, Tennessee Titans y Oakland Raiders mostraron interés por el defensivo mexicano, incluso éstos últimos le preguntaron si le gustaría ser parte de los malosos, aunque ningún jugador tuvo entrevista formal con los equipos de la NFL.

"Me sentí muy bien en el Pro Day, participé en drills para liniero defensivo y también de linebacker",señaló Máximo González en un comunicado de la NFL.

"Si logra ser parte del programa, su aprendizaje en una nueva posición será determinante", comentó a su vez el scout mexicano Ian Rountree. "Su experiencia jugando el deporte es importante y no registra lesiones graves en su carrera".

González registró 4.69 extra oficialmente, según los scouts de 14 equipos de NFL que se dieron cita en las instalaciones de los Tampa Bay Buccaneers.

"Máximo fue el mejor defensivo, me llamó la atención su forma física y la velocidad que mostró en las pruebas", declaró el coach Carlos Altamirano de Borregos Monterrey quien estuvo presente en Tampa.

Si alguno de los jugadores no fuese seleccionado, tendrá la oportunidad de firmar como agente libre con cualquier equipo, luego de su paso por la academia IMG en la que Máximo González desarrolló capacidades, incluso como parte de equipos especiales.

El programa NFL International Player Pathway reclutará a cuatro jugadores que serán parte de los equipos de práctica de la división Este de la Conferencia Americana, por lo que González tendría amplias posibilidades de recalar en los Jets, Patriots, Bills o Dolphins.

"El scout de los Jets puso la mira en Máximo González y en el brasileño Durval Neto a quienes consideró como los dos mejores prospectos y confía en que puedan estar, lo cual sería extraordinario para el fútbol americano de México", advirtió Altamirano.

González Sánchez midió 1.89 metros y pesó 110 kilogramos registrando 14% de grasa corporal, tres meses antes pesaba 105 kilos y redujo sus medidas para ganar masa muscularen la transición para que juegue de linebacker externo, mientras que en México jugó como ala defensivo. El último en jugar en la NFL surgido de una liga mexicana fue Shayne Skov, un defensivo que tuvo acción con equipos especiales.

"Una de mis fortalezas ha sido aprender rápidamente las jugadas y he trabajado mucho en cobertura de pase, ya que los entrenadores han pedido que haga esa transición en la posición", declaró Máximo quien es el mexicano con más partidos en selección nacional de futbol americano.

"Tengo mucho tiempo de conocerlo y su evolución como atleta fue notoria para los scouts por su velocidad, la talla de sus manos", sentenció Altamirano.

%d bloggers like this: