El corrido es un género musical Mexicano, qué narra y homenajea la historia de un personaje popular o un pueblo y sus desventuras épicas. Y lo qué se vivió en la fría noche del Jueves 11 de Abril fue simplemente eso: Un corrido ejecutado con balón y cerebro a la altura de las composiciones de Lalo Mora “El Rey de Mil Coronas”.

Una demostración de calidad y buen fútbol se vivió en el Children’s Mercy Park donde quedó en evidencia la brecha entre MLS y Liga MX. Con éste ya son 11 años consecutivos que un equipo mexicano se adjudicará la Liga de Campeones de Concacaf. Esta vez, sé definirá entre alguno de los equipos regios: Monterrey o Tigres.

Con un 5-0 favorable desde el partido de ida, él estratega Alonso tenía la posibilidad de optar por elegir un esquema conservador, aguantar los embates de Sporting y pasar a la final sin esfuerzo en ataque reservando sus piezas fundamentales Pizarro, Funes Mori y Avilés Hurtado, optar por él clásico 4-4-1-1 o salir al campo de juego a intentar el gol tempranero qué obligaría a Sporting KC a convertir 7 para clasificar.

El equipo regio demostró la importancia qué le otorga a la competencia – qué clasifica al Mundial de Clubes – y optó por armar una escuadra competitiva lo qué se vio principalmente por la formación estratégica con un 3-4-2-1 (muy parecido al 5-3-2 del Tata Martino con Atlanta en la temporada 2018) llenandole él medio campo de elementos qué neutralicen el manejo de balón a los de Vermes con Miguel Layún y Jesús Gallardo agazapados en los laterales esperando la recuperación de balón de Ortiz y Rodríguez para unirse al ataque.

Una de las razones de la sostenibilidad del planteamiento defensivo regiomontano fueron los anticipos a la línea de pase de los miembros de la defensa. Medina uno de los mejores intérpretes de este concepto, con una agresividad y lectura de juego rival notable y Charly Rodríguez, qué no deja de sorprender por la inteligencia en su juego posicional sin balón y la rapidez, interpretaron a la perfección el concepto qué liberó a los laterales para qué se acoplen al ataque generando los temibles 2-1 sobre los lados de Sinovic pero más aún profundizados por el espacio de Graham Zusi qué en su ímpetu por lograr el resultado dejó varias veces su zona desguarnecida.

Ya en el complemento Monterrey apretó las tuercas. A pesar de que tándem colombiano Pabón-Medina quedó fuera del once titular el equipo regiomontano siguió con la misma receta del partido de ida: penetrar por la derecha haciéndole él 2-1 a Graham Zusi quien nuevamente no estuvo a la altura del nivel de juego. La visita no necesitó la posesión del balón para controlar el juego y el marcador.

Aunque por momentos el juego de los de Vermes tenían volumen, acumulando ataques efectivos desde una tarea extraordinaria de Gerso por su costado Sporting con más disparos a puerta tuvo la mitad de la efectividad de los mexicanos y allí radicó otro de los factores decisivos.

Monterrey llegó a la final con la victoria por 5-2 en el Sporting KC dándole la histórica diferencia de 10-2 en él marcador global. A pesar de qué el Sporting KC fue ganando 1-0 y 2-1 antes de que Monterrey tomara el liderazgo en el Children’s Mercy Park la diferencia entre ambas escuadras resultó abismal; en cuanto estrategia, nivel colectivo e individualidades, Sporting KC fue superado en cada uno de los factores de juego.

Con cruda autocrítica y elogios hacia Monterrey Peter Vermes en rueda de prensa resumió la serie:

"Creo que es una competencia importante y deberíamos jugarla al máximo", dijo Peter Vermes consultado del porqué arriesgó a todo su equipo titular qué también jugar él Domingo frente a New York Red Bull. "Creo que regalamos dos goles. Esa fue la diferencia en el juego. Después de que el primer gol entró, se podía ver que él equipo se desmoronó psicológicamente".

"Para empezar no puedes dejar qué en el partido de ida te metan tantos goles. Y segundo: no puedes regalarle goles en él Children’s Mercy Park como lo hicimos nosotros. Regalamos goles en Monterrey y regalamos goles aquí. Los dos primeros goles de hoy fueron ridículos. Cuando haces eso jugando contra un equipo del nivel de Rayados, estás sentenciado. Es así de simple".

Consultado por ESPN Deportes Kansas City sobre la brecha entre LigaMX y MLS Vermes reconoció: “él tope salarial de MLS no nos permite disponer de jugadores de la calidad internacional de los equipos Mexicanos. Mientras hayan equipos qué paguen lo mismo por él salario de un jugador qué nosotros por todo el equipo; mientras yo tenga qué limitarme a tener dos jugadores internacionales como jugadores designados (DP) y ellos puedan tener 11 la diferencia seguirá siendo abismal”.

%d bloggers like this: